La Emmona es una carrera de montaña de gran dureza que se desarrolla en diferentes terrenos y por tanto, unos terrenos compuestos de diferentes materiales donde el calzado deberá soportar durante horas.

Agua, piedras, hierba, grandes bloques de piedra, arena, grava, asfalto, etc.. requieren de un calzado resistente y que opere con todos los terrenos de forma efectiva, intentando no perder adherencia en ningún momento y que aporte confort y sobre todo seguridad en el corredor.

Sobre todo por los tramos de alta montaña comprendidos entre Setcases y Planoles, por los grandes bloques de piedra situados en la cresta del Pic de l’Infern, no es permitido por seguridad que el corredor utilice los llamados "guantes de pie"

Los guantes de pie como su nombre indica, es un calzado que últimamente se está poniendo de moda en el mundo del ejercicio y del entrenamiento y que a modo de guante, se enfundan los 5 dedos del pie por separado.

Este tipo de calzado es totalmente plano, sin el talón levantado y sin amortiguación de un calzado de deporte tradicional, con cada uno de los dedos separados. Su uso requiere un aprendizaje que conlleva modificaciones en la forma de moverse.

 

 

Es un calzado que quizás es apto para entornos urbanos y zonas planas, pero desde el Emmona creemos que no es un calzado adecuado para las fuertes pendientes, por unas tipologías de terreno muy cambiantes, por la distancia de las pruebas de la Emmona y por las condiciones meteorológicas que se podría llegar a encontrar el corredor. Por eso este tipo de calzado no está permitido en la Emmona. Este calzado, no debe confundirse con otros modelos minimalistas que sí están permitidos.

El objetivo primordial para un corredor ultra debería ser equiparse con los materiales que le faciliten correr pero también aportando seguridad, estabilidad y tracción.

Por lo tanto, la equipación para una carrera de larga distancia por montaña debería evitar, lógicamente, cualquier molestia o irritación. El material debería ser probado en entrenamientos anteriores a la carrera de la Emmona, ya sea calzado, mochila, sistema de hidratación o ropa.

El calzado es un tema muy personal, y tenemos que partir de la base, que un calzado que en un corredor le vaya bien, en otro puede no servirle. Hay varios factores que influyen en la elección del calzado, como el peso, la frecuencia de entrenamiento, el tipo de pie o incluso el gusto personal. Lo que está claro es que se debe ajustar el pie, para ir cómodo y que no produzca ninguna fricción.

También debería absorber impactos (amortiguar) y controlar el movimiento del pie. Otro aspecto vital del calzado es la tracción, el corredor querrá que sus "neumáticos" le proporcionen una tracción óptima, pero también una notable protección de sus pies. Por ello, los calzados de las ultras llevan solas de una goma no muy dura, con relieves y tacos. Todo ello sin olvidar que también necesitaremos estabilidad y protección, sobre todo en los dedos de los pies.

Aconsejamos el calzado técnico de trail running, específico de para esta tipología de pruebas. Muy importante que sea un modelo suficientemente probado en tiradas largas, que genere confort durante toda la carrera, que evite la formación de ampollas y otras lesiones plantares y permita al corredor una adherencia en todo momento, para evitar patinazos que podrían conllevar accidentes y / o lesiones.

Y sobre todo, un consejo importante: lo primero, NUNCA estrenar zapatillas el día de la carrera.

We use cookies to improve our website and your experience when using it. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information